La maldición del Príncipe adivino

“Si es que no me comprendes” dijo ella, y se quedó tan ancha. Como quien dice una verdad evidente que sella el final de una discusión. Como una lápida al caer sobre la tumba: ¡Plom!. La frase se las tenía, era un tópico. No era la primera vez que la había oído, ya fuera en mi vida, en la de otro, en una película, o en un programa de televisión.

En todas ellas la chica decía al chico la frase en cuestión, quedándose ahí. Como regodeándose y disfrutando de una sensación de mártir, y echándole la culpa a él, por supuesto, pues él era el que tenía que descifrar el mensaje. Así es, porque debido a esas ganas que tienen las mujeres de querer complicarlo todo, gracias a años y años de educación con culebrones venezolanos, lo importante no es decirle algo a él, sino encriptar un mensaje en una frase dejada sin acabar, y ver si él lo descifra. Es como si tú o yo vamos a China, y nos ponemos a hablar con la gente en español, y al ver que no nos responden, decimos “si es que no me comprenden, la culpa es de ellos, deberían hablar español”; y hala, ahí queda eso.

¿Quién no ha llegado a casa, y se ha encontrado a su chica de morros?. Tú, preocupado le preguntas “¿Qué te pasa?”, y ella responde “Nada”. Uuuy, a partir de ahí la has cagado machote. Da igual lo que hagas. Solución número 1: Aplicas la lógica. Ha dicho nada pues es que nada le sucede, y sigues con tus cosas. Ella se empeñará en hacerte la vida imposible, hasta que llegues a la siguiente solución. Solución número 2: Tú, preocupado porque ves algo raro, y en tu afán de ayudarla, le insistes “¿de verdad que no te ocurre nada? ¿qué es lo que te pasa?”, y ahí ella explota, se libera y te dice “¿Qué pasa, te lo tengo que explicar?”. Que tu estás pensando, sí, por eso te pregunto, no soy adivino. Y ella sigue, “Eso me pasa, ¡que no sabes lo que me pasa!”.

Una vez me tocó a mi, me dijeron la susodicha frase. “Si es que no me comprendes”. Pero esta vez pensé, esta va a ser la mía: La discusión continuó y decidí darle la vuelta a la situación, usar algo que ella no supiera de mi y quejarme… de que ella no lo adivinara. “Si es que no me comprendes”, la dije. La chica se quedó perpleja, descolocada, y respondió “Pues no, no se… a ver cuéntame que te pasa”; a lo que yo repliqué “¿Qué pasa, te lo tengo que explicar?”. Acababa de sufrir, lo que los hombres llevamos siglos sufriendo.

Y es que no me sorprende. Si preguntáis a una mujer qué es lo que espera de su relación con un hombre, siempre obtendréis una respuesta de este tipo: “Busco alguien que me entienda, que me comprenda, que me quiera, que me mime, que me haga reír, …”. Que me, que me, que me. Sin embargo, si preguntáis a un hombre lo mismo de su relación con una mujer, la respuesta más o menos será: “Alguien con quien compartir, y hacer esto o lo otro…”. Vamos, que parece que mientras en el caso de los hombres buscan una pareja, lo que buscan las mujeres es un jersey gordo de lana, que las proteja y les de calorcito en el invierno.

Pero es que tú para ella eres eso, su valedor, quien consigue para ella todas esas cosas: Su príncipe. O al menos eso espera que seas, si quieres ser su pareja. Lo de que sea azul o no, supongo que es por estética, porque un príncipe rosa… ya no sería un príncipe, sería el osito de mimosín. Muy tierno, sí, pero muy poco creíble como príncipe.

Aún recuerdo, hablando una vez con una chica con la que estaba, de lo que le gustaba en la cama. Su respuesta fue “si te lo digo, ¿qué gracia tiene el asunto?”. Entonces tú piensas “ok, es una aventurera, una “chica mala” que quiere probar cosas nuevas”, pero no, lo que quería era que acertara, nada de método de ensayo y error; que lo adivinara, como “si estuviera dentro de ella”. Y eso sólo conozco un hombre que lo haya conseguido: Mel Gibson. Eso sí, era una película -En que piensan las mujeres-, y para ello tenía que caerle un secador en la bañera, disfrazado con pantys, uñas postizas, y rimmel. Y yo la verdad, paso de que se me chamusquen las pelotas, y me encuentren al día siguiente con esas pintas, que no se sabe si soy una drag queen o un bailarín afeminado.

Por todo ello, creo que descifrar a las mujeres es como tratar de resolver el principio de incertidumbre de Heisenberg: Algo eterno, lo mejor es no planteárselo. Porque si alguien tan eminente como Sigmund Freud, confesó tras años de sesudo estudio científico que “La gran cuestión que no he sido capaz de responder, a pesar de mis treinta años de estudio del alma femenina, es ¿Qué quieren las mujeres?”; no seré yo quien lo haga.

Jose Antonio Rodríguez Clemente

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s