Con los pies en la Tierra

 

En la vida, cuando abres demasiado la boca acaban partiéndotela. Lo mejor que puedes hacer es ir paso a paso, con organización pero sin obsesionarte, trabajando día a día. Por muy bueno que te creas, siempre hay alguien mejor, por lo que si no trabajas no conseguirás tu objetivo.

 

Anoche estaba viendo un partido, mi querido Madrid se enfrentaba a mi también querido Liverpool. Es curioso, el primer partido que recuerdo en mi vida fue entre estos 2 equipos, quien me iba a decir a mí que mi vida iba a acabar ligada a ambas ciudades. Curiosidades del destino.

 

Hace un par de semanas el presidente, interino para más inri, del Madrid, decía que iban a “chorrear” al Liverpool. Vamos que le iban a pasar por encima. Se atrevía a decirlo él, que proviene de una presidencia llena de pijos engominados, que son tan ratas que no se gastan un duro en cortarse bien el pelo, pero que se llevan una pasta gansa por no hacer nada sino gala de sus incompetencias (recordad aquel pucherazo de la asamblea, o el casi millón de euros con que “indemnizaron”al jefe de peñas al que culparon).

 

Así mientras estos años, el Liverpool ha ido trabajando con su entrenador, día a día poco a poco; el Madrid se ha movido a empujones, con 5 presidentes y 7 entrenadores. Y claro, cuando uno trabaja, tarde o temprano los resultados acaban apareciendo. Y cuando no lo hace, también, aunque estos sean malos.

 

Le cayeron 4 como 4 soles, como pudieron caerle 8 sin exagerar un pelo. Y le dieron una gran lección de humildad. Y de trabajo.

 

Yo ya hace tiempo aprendí esa lección del obrar callado, y he tratado en la medida de lo posible de ponerla en práctica. Alguna gente se ha cabreado siempre conmigo porque, cuando llegaban los exámenes nunca decía que me había salido muy bien, aunque así fuera. Y es que no hay que vender la piel del oso antes de cazarlo. Solo trabajar, con organización y con esfuerzo, pero poco a poco, en silencio. Luego los resultados ya llegarán.

 

Al menos me alegro porque uno de mis 2 equipos, el de mi otra ciudad, dio una gran lección de fútbol, de humildad y de trabajo.

 

Jose Antonio Rodríguez Clemente

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s