Amar es Combatir

 

Amar es combatir. En esta guerra, es el corazón lo que uno se juega, y en ella, intriga pasión o celos forman parte del mismo lote. Así uno se juega la parte más intima de uno mismo, para perder la mayoría de las veces y ganar las menos. Pero sabemos que si alguna vez ganamos, habrá merecido la pena luchar, y por eso seguimos ahí intentándolo una y otra vez.

 

Siempre he admirado a la gente que sabe sublimar sus sentimientos, de hecho durante años yo fui uno de ellos, haces como si el sentir no existiera y lo tratas de tener controlado, aséptico, para que no te afecte, para que no te moleste. No quieres que algo que no está bajo tu control pueda afectarte tanto a tu vida, y haces que simplemente no exista.

 

En mi caso tengo un defecto: Soy una persona pasional. Y eso, cuando te puede llevar a darte la hostia, hace que por protección te dirijas a lo contrario: A ser totalmente racional, a analizarlo todo para tenerlo bajo control. Y esto en el mundo de los sentimientos es imposible. Ya venía a decirlo Osho respecto a los celos, pero puede extenderse al resto de sentimientos relacionados con el amor, que al fijarnos en las repercusiones que tenga en el mañana lo que hacemos hoy para así no perder a quien amamos, no nos fijamos en lo que deberíamos: En el presente, y en amar cada día como si fuese único, que sería lo que realmente deberíamos hacer para ganar a la persona que queremos y no perderla.

 

De hecho una de las pseudodefiniciones de amar, dice que amar es dar sin esperar nada a cambio. Yo creo que no, que no sólo es eso, al menos a la hora de amar en pareja, que lo que necesitas es dar y recibir. Recibir cariño, porque con ello fundamentas la relación, porque sinceramente por mucho que queramos a una persona, si no recibimos su cariño acabaremos por perder interés en ella. Y puede que lo encontremos en otra, en otra que nos de ese cariño.

 

Porque no nos engañemos, lo que buscamos todos es la felicidad si, pero entendida como esa paz interior, estabilidad o seguridad. Por eso necesitamos ese cariño, y cuando no lo tenemos a la larga esa persona nos transmite inseguridad, y perdemos el interés en ella. De hecho, siempre en una relación a la larga buscamos unas metas, para tratar de definirla, afianzarla y saber el terreno por el que pisamos (un ejemplo en una relación clásica sería el momento de meterse en un piso).

 

Así también es normal que cuando alguien se acostumbra a estar y vivir solo, no queremos a nadie, porque creamos un microcosmos de estabilidad, de nuestras cosas, pequeñas rutinas y placeres, que no queremos a nadie que pueda interferir en él alterándolo, no pudiendo hacer lo que nos plazca. Y lo que puede ser peor, tenemos que contar con esa persona para lo que hagamos y darla explicaciones. Y por eso nos cuesta tanto abrir esa puerta a una nueva persona.

 

Jose Antonio Rodríguez Clemente

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Amar es Combatir

  1. Koncep dijo:

    Y despues de tanto combatir…que? al final gano la apuesta o qué? Se acaba el tiempo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s