Tres Lecciones sobre las Mujeres

 

El último sábado de Agosto estuve en las fiestas de Alcalá de Henares, fue uno de esos días que sales con la idea de estar un poco y acabas volviendo a las tantas habiéndolo pasado fenomenal, por la gente, el ambiente, y porque no tenías pretensiones para esa noche. Pero es que además, ese sábado dejó 3 perlas en forma de lecciones sobre las mujeres que os comento a continuación.

 

1)      La primera sucedió al inicio de la noche. El grupo femenino estaba revolucionado porque iba a venir un hombre que las tenía locas y que querían se liase con una de sus amigas. Mi amigo Manza y yo, estábamos impacientes porque llegase para ver que es lo que tenía y aprender de él, que siempre viene bien. Y el hombre llegó, se trataba de un hombre de unos 18 años (10 menos que ellas), aproximadamente 1.85 m de altura, tan delgado que era igual de ancho que de profundo, con pelo largo lacio y barba de 2 meses, lo que unido a su vestimenta le conferían una imagen sencillamente de guarro. Entonces pensé que sería su forma de ser lo que las atraía, pero nada, en toda la noche no habló apenas, y cuando lo hizo tampoco fue especialmente divertido o con carisma. Era eso, un chico de 18 años, tímido, que estaba en una fiesta con gente mayor. Así que pregunte que era lo que las atraía, y la respuesta fue que era “argentino”, y al amparo de ello, el ser guarro se convertía en ser salvaje, y la edad se obviaba a pesar de que les gustaban los hombres mayores. Y es que como llegaron a reconocerme, en el mundo de las tías no es lo mismo decir que te has liado con un tío guapo, interesante etc. que decir que te has liado con un argentino, es como que le confiere un caché especial a la historia. Y luego los superficiales somos los hombres.

 

2)      Después, a lo largo de la noche hubo un momento tenso, de una chica hacia un amigo suyo. La chica explotó y soltó toda su rabia contenida hacia los hombres. Decía que ¿Por qué tenia que agachar la cabeza o cortarse al pasar al lado de una obra por temor a lo que le dijeran?, que ¿porqué no podía soltarse a la hora de bailar por temor a que algún baboso fuera a darle la plasta?, o que ¿Por qué tenía que cortarse a la hora de vestir algo por temor a que pensaran que ella era algo que no era?. Tiene toda la razón del mundo, aunque tampoco es cuestión de echar toda la culpa a los hombres. Recuerdo en Inglaterra haber hablado entre tíos de cómo visten algunas inglesas y lo atractivas que se ponen, y llegar a la conclusión de que en España no podrían hacerlo no por los  tíos sino por las tías, porque les agregarían el elegante adjetivo de “puta” o “guarrilla”. Pero en fin, volviendo a la chica, como argumento estrella dijo que si ella durmiera con ese amigo sin ninguna pretensión pero en un momento de la noche ella se le echara encima seguro que el otro iba a acabar queriendo follar con ella. O sea, los dos son amigos, no hay intenciones mas allá, es ella la que ataca, lo consigue y se queja del comportamiento del otro. ¿Alguien lo entiende?.

 

3)      Después de esta conversación, la gente se fue, mi amigo y su novia se fueron a dormir, y nos quedamos una chica y yo hablando de la conversación anterior, cada uno tumbado en su sofá y recibiendo el sueño que llegaba. En un momento de la conversación, ella para explicar su argumento me comentó que ¿Qué pensaría yo si ella se me echara encima? Yo le respondí que no tendría porque pasar lo que la otra había dicho, pero también pensé ¿me está tirando los tejos?. Al poco tiempo la gente que se había ido volvió, y buscando la distribución para dormir, decidí irme a la cama de la habitación que me había ofrecido la novia de mi amigo. En mi camino, me topé con la chica del salón. Se me lanzó, pero lo transformé elegantemente en un beso en la mejilla y un abrazo. Definitivamente me estaba tirando los tejos, y yo tenía claro que no quería nada. Me comentó que los que quedaban en el salón estaban hablando de nosotros (como si hubiera algo de que hablar), y de cómo distribuirnos para dormir. Así que buscando la tangente, le hablé de la habitación de matrimonio que quedaba, para que se fuera con alguien del salón. Así que me tumbé en mi cama y al poco volvió a aparecer, esta vez me habló de que no iba a pasar nada esa noche “porque estaba esa gente” y me fue a dar un beso como amigos, por lo que según se acercó le mostré mi mejilla, como amigos, pero ella iba a los labios, y le pregunté que si  no quería un beso de amigo, a lo que me respondió que no quería un beso de amigos sino uno de verdad. Lo intentó una primera vez y giré la cara, lo intentó una segunda, y lo mismo, y entonces ella me preguntó el porqué. La verdad es que podría haber sido la mismísima Giselle Bundchen que no me habría liado con ella por algo tan sencillo como la respuesta que le di: “Mi cabeza no está en este sitio”. Y era verdad, estaba en otro, o para ser más exactos con otra. Y es que tener a una persona en la cabeza es lo que tiene, te da igual quien se ponga a tiro que no te interesa. Viéndolo luego con tiempo, primero me sentí mal por no habérselo dicho más elegantemente, para no herirla pues era una tía maja, pero luego repasé la noche y cierto es que estuve a gusto con ella, como con los demás, y que a lo más que llegué fue a poner mi brazo sobre su hombro. De hecho lo hago mucho con mis amigos, lo cual siguiendo su razonamiento me lleva a preguntarme ¿pensarán ellos que soy homosexual por ello?. No creo, pero hay que reconocer que las mujeres lo tienen tan fácil, que a veces dan por hecho cosas que no son.

 

Como moraleja uno saca: Que las mujeres no son más profundas que los hombres, que para ellas no todo es positivo en el inmenso poder que tienen sino que también sufren sus efectos secundarios, y que siguiendo con lo anterior, tienen tanto poder que dan por sentado que todo el mundo va a sucumbir a sus encantos. Y Tú, ¿que opinas?.

 

Jose Antonio Rodríguez Clemente

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s