Mi Novia me pone los cybercuernos

 

El verano es el tiempo de las llamadas “serpientes de verano” del mundo de la prensa, que se refieren a ese tipo de noticias que basándose en un hecho real, como si de una película de Antena 3 se tratase, hacen una bola para crear una noticia mayor y poder publicarla.

 

Es como aquella famosa historia, que combinaba los siguientes elementos: Ricky Martin en un armario, una adolescente incandescente, un perro y un bote de mermelada. ¿Os acordáis?.

                 

Así, navegando por Internet, descubrí la siguiente historia que os muestro tal cual la encontré:

 

El otro día me levanté fatal, un gripazo de la ostia, de esos que te hacen hablar como Dudo el de los fraguel. Tanto es así que cuando llegué a fraguel rock, digo al curro, el jefe viendo que no daba pie con bola, me mandó para casa a sudarlo. Que majete, no fuera a ser que se lo pegara y le jodiese sus próximas vacaciones.

 

Así que llegué a casa. Nada como llegar a casa, con tu novia esperándote para darte su cariño y un frenadol calentito para recuperarte. Pero nadie me esperaba, y del dormitorio venían unos jadeos como si de un orangután llamando a Tarzán se tratase. Así que me armé de valor y fuí al dormitorio, abrí la puerta y me encontré al orangután… mi novia en pelotas sentada delante del ordenador.

 

Al verme me preguntó “¿Que haces aquí, como has venido tan pronto?”

 

-“Pero Débora ¿que estas haciendo?” Respondí yo ante la sorpresa.

 

– “No me cambies de tema, que ¿cómo has venido tan pronto?”,

 

Y mientras me decía esto, su mano derecha agarraba uno de esos consoladores con forma de porra de policía americano, vamos que por un momento me acojoné no vaya a ser que hiciera realidad el dicho aquel de: Encima de cornudo, apaleado… por una polla de plástico.

 

Me acerqué al monitor y ví al bartolo con su pareja femenina la bartola en plena caída de erección y cubierto por un cucurucho de papel. El bartolo muy gentilmente al verme por la webcam, dejó que el cucurucho cubriera sus partes, se dirigió al teclado y escribió: Hola, mi nombre es Jacinto. Al menos una cosa hay que reconocer, el tío es educado, un cabrón, pero educado que para eso hay que tener clase. Estuve por responder “encantado”, pero ¡qué coño!. El encantado era él, pues el gusto era suyo.

 

La verdad es que antiguamente, el hombre aplicaba toda su sabiduría para resolver este tipo de situaciones: Sacaba la escopeta y el tío salía por la ventana. Pero aquí,… ¿que hago?. ¿Le corto la conexión?, ¿le lleno el buzón de spam?, ¿le suscribo a la página de Sánchez Dragó?, ¿o nos batimos en duelo… en una partida en red a ver quien gana?.

 

Así que mientras en esas estamos, yo cuelgo mi historia en los Foros de  Internet en busca de sugerencias, que esta visto que Internet da para mucho juego.

 

Jose Antonio Rodríguez Clemente  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s